Lumbago o lumbalgia

¿ Que es la lumbalgia ?

El lumbago o dolor de espalda baja, es una dolencia que afecta muchas personas y se presenta en la parte baja de la columna, en la zona lumbar.

Se manifiesta con un dolor espasmódico en la musculatura lumbar, que es la que sostiene la postura de la columna erguida. Los músculos tratan de proteger e inmovilizar la zona en primera instancia. Después de un tiempo, los músculos se debilitan, la inmovilidad se mantiene y la persona pierde flexibilidad y puede ir sufriendo pequeños microtraumatismos.

El origen del dolor suele ser una contractura muscular, aunque es conveniente comprobar que no se haya producido hernia discal o pinzamientos en los nervios de la columna lumbar.

Los síntomas habituales suelen ser dolor y rigidez y suelen aparecer dentro de las 24 horas posteriores a la contractura muscular.

Causas del lumbago

Las malas posturas, el ejercicio físico y formas inadecuadas de cargar peso son las causas mas frecuentes de la lumbalgia.

Puede ser de origen muscular, articular, nervioso, proveniente de alguna estructura de la columna, o bien, de origen interno. Por ejemplo, en el caso de la mujer podría ser causa de alguna patología de la zona ginecológica y, en el caso del hombre, del riñón o de la vía urinaria.

Si bien es cierto que son muchas las causas, no más del dos por ciento tiene una condición seria. La gran mayoría se produce por problemas mecánicos relacionados principalmente con hipomovilidad o falta de movimiento, donde dos segmentos de la columna o dos vértebras no se están moviendo como corresponde.

¿Como tratará el quiropráctico su lumbalgia?

El cuidado quiropráctico es muy eficaz para eliminar la lumbalgia. Se centra en el origen del problema en vez de mitigar solo los síntomas. El tratamiento médico tradicional administra analgésicos y antiinflamatorios, enmascarando así los síntomas sin resolver la causa del lumbago.

En nuestro centro el quiropráctico se le hará un completo examen para conocer la causa de su lumbago. Tras el estudio, el doctor le informará de si es usted un buen candidato al cuidado quiropráctico.

El quiropráctico basa su enfoque terapéutico en el preciso uso de las manos para aplicar movimientos correctivos específicos sobre las vértebras, desplazará con suaves movimientos las vértebras lumbares de forma totalmente inocua e indolora, devolviendo así la columna a su posición ideal.  Ello requiere de un profundo conocimiento anatómico, articular y biomecánico de la columna y de las extremidades, además de un certero diagnóstico diferencial de las condiciones músculo esqueléticas y otras que generan dolor de espalda.

El objetivo es recuperar el alineamiento de las vértebras, la movilidad y la descompresión de la zona. Cuando recuperas el movimiento y todas las estructuras vuelven a la normalidad, mejora la circulación y se alivia el dolor.

Además, el tratamiento quiropráctico NO utiliza medicamentos NI tratamientos invasivos como cirugía o inyecciones.