Mareos y Vértigo

¿Qué es el vértigo?


El vértigo consiste en una ilusión de movimiento o de giro del entorno o de uno mismo, siendo la sensación de precipitación en el vacío lo más común. Se acompaña normalmente de náuseas, pérdida del equilibrio (mareo) y sensación de desmayo inminente.

¿Qué es el Mareo?

El mareo alude a diferentes sensaciones: embotamiento, visión borrosa, andar sobre algodones, sensación de desmayo. A diferencia del vértigo, aunque tal vez uno sienta que podría caerse, no hay una sensación de movimiento.

Causas de Vértigo y Mareos

Los mareos y el vértigo son problemas que pueden tener su origen en las cervicales. La Quiropráctica se ocupa de evaluar la función de la zona cervical con el fin de dar una solución definitiva al paciente que sufre mareos y vértigo.

Los receptores de posición y orientación del cuerpo están en la zona cervical y en núcleos de tejido nervioso en la cabeza. Por tanto, la sensación de mareo y vértigo puede ser producida por fallos mecánicos de las cervicales que afectan el sistema nervioso. El Quiropráctico se ocupa de detectar y corregir estos fallos mecánicos así como las tensiones de la musculatura del cuello y los hombros.

La musculatura de la cabeza también guarda relación con los síntomas de mareo o de vértigo, y el Quiropráctico reduce y corrige esas tensiones y desequilibrios, especialmente en los músculos occipitales los cuales influyen mucho en los movimientos y la estabilidad del cuello y de la cabeza.

¿Cómo mejora el Vértigo y Mareos la Quiropráctica?

El cuidado quiropráctico es muy efectivo en estos casos, pues al corregir la subluxación cervical y liberar la presión de los nervios, se restaura la comunicación entre el cerebro y todos los sistemas anteriormente afectados por la subluxación. Progresivamente el cuidado quiropráctico avanza, y así no sólo habremos recuperado la estabilidad, sino que además percibiremos más agudeza en nuestros sentidos.